Mostrando los 4 resultados

INTERMITENTE RAFAELA

$9,399.00
Pasó tiempo hasta que pude volver a escribir. Me quedé sin palabras cuando Simón se borró. Y el dolor fue tan fuerte que por momentos quise desaparecer. Porque lo que más me pesa es la ausencia. Más que los kilos, más que las miradas. Primero, papá. Después, Simón. Pareciera que si ellos no están, yo tampoco. Tantas veces esperé que alguien pueda verme y nada. Pero al final me vi. Me dibujé con la mirada y me sentí viva. Dejé de esperar y empecé a hacer. Y acá estoy, hablando con León, el nuevo del curso. Esta que se anima se parece más a mí que cualquier otra. Bienvenida, Rafaela Rivera.

RAFAELA

$8,199.00
Me llamo Rafaela Rivera y tengo 16 años. No me veo redonda, pero estoy lejos de tener el cuerpo que muchos esperan. Me harté de escuchar el típico "tenés una cara preciosa" mientras piensan "lástima el cuerpo". Incluso mi mamá suele recordarme lo distinta que debería ser. Por suerte nuestra casa también es mi refugio, me encanta cocinar, pasar tiempo con mi perra Minerva y tocar el violín que dejó papá cuando se fue. Ahí es donde me siento más segura. Y con mis amigas. Son pocas, pero incondicionales. En la escuela, los demás ni me registran. O por lo menos eso creía, hasta que Simón Oliveira consiguió mi contacto y empezó a escribirme.

CONSTELACIÓN DE NADO

$9,800.00
En el preludio de unas vacaciones familiares que no ha elegido. Así está Cala. Desparramada en el asiento de una sala de embarque llena, mirando de manera anodina en torno suyo. Entonces la ve: una chica, que parece recortada en el espacio. La ve. Y el tiempo parece detenerse. La tristeza, el vértigo, el miedo y la felicidad cambiarán de signo a partir de este encuentro. Nadar de noche, beber café, hacer amigos nuevos, elegir el propio lugar en el mundo…: cada deseo en la vida de Cala es la estrella de una constelación desconocida que desde su interior está empezando a dibujarse.

INTERMITENTE RAFAELA

$4,500.00
Empieza quinto año y a Rafaela, además de sus kilos y las miradas de los demás, le pesan algunas ausencias. Como la de su padre, como la de Simón. Y aunque a veces todavía aparecen las ganas de desaparecer, se siente viva, luciérnaga intermitente con deseos de gritar que aquí está. Mientras tanto, aparece León. Luego de 14 años de haber ganado El Premio El Barco de Vapor (2002) con Rafaela, llega la segunda parte, Intermitente Rafaela. Con la misma escritura, se despliega la voz de este personaje. Furiasse vuelve a conmovernos y a dar respuestas a los lectores que siempre quisieron saber qué fue de esta entrañable Rafaela.