"Hacer click sobre la imagen para ampliarla"

UNIDADES EN STOCK: 2

PUATUCHA RENTES (RUSTICA)

Autor: ISTVANSCH

de Elena Stapich para www.jitanjafora.org.ar: En este libro encontramos una suerte de bestiario, seres imaginados por Istvansch, que tienen el denominador común de ser sobrinos de Puatucha Rentes, hipotética pintora que los retrató a todos ellos: Etéreo Rentes, Espantada Rentes, Ensimismada Rentes, etc. Cada uno de los personajes aparece acompañado de dos textos: la guía, una descripción de sus características, temperamento, etc., y un comentario de “la obra”, al modo de los catálogos de las exposiciones. Es en estos últimos donde resuena paródicamente el lenguaje del crítico de arte, desbordando el discurso académico hacia el gastronómico, el matemático, el de la física. Los paratextos que acompañan a la guía y el catálogo (La mano de Puatucha, Las tareas de restauración y recuperación, Instituciones organizadoras) juegan también con los lugares comunes de la alta cultura y los llevan al disparate. Aludiendo a la técnica que mejor caracteriza al autor (recortado y pegado de papeles) dice en la contratapa: “La curaduría, a cargo del maestro papelólogo Istvansch, agrega a este festín artístico un incalculable valor que permanecerá, por siempre, en la desmemoria colectiva, ancestral y universal de los amantes de lo efímero. E inútil.” Nada más inútil –en el mejor sentido de la palabra- que este libro, que no se toma nada en serio, excepto la posibilidad de divertirse con estos monstruos, sus curiosas historias y el modo en que “la tía Puatucha” eligió representarlos. Recurriendo a la metáfora de la cebolla, el libro tiene “capas” que cada lector irá desprendiendo según su gusto y su enciclopedia personal: desde la más directa (la galería de seres extraordinarios) hasta las más “especializadas” (la mirada irónica sobre el mundo de las artes plásticas, los museos, las muestras, curadurías y restauraciones).

Ficha técnica
$ 430
Código : 9871801732 Título: PUATUCHA RENTES (RUSTICA) Autor: ISTVANSCH Precio: $430 Formato:
Medidas: Páginas: Colección: Colección líneas Arena Ilustrador: Editorial: CALIBROSCOPIO
Comentarios:
de Karina Micheletto para PÁGINA 12: He aquí la “guía y catálogo completo de la exposición de la injustamente olvidada y genial artista Puatucha Rentes, creadora del Arte Sobrinal”, según se presenta. La “investigación y curaduría” de esta disparatada serie de retratos está a cargo del diseñador, ilustrador y escritor Istvansch, que con paciencia, arte y obsesión creó cada uno de estos seres. Todos, sobrinos de Puatucha Rentes. Todos, retratados por ella y ahora rescatados por el Museo del Sinalefo Exultante. Etéreo Rentes, Espantada Rentes, Ensimismada Rentes, Asquito Rentes, Analgésico Rentes y los demás sobrinos van siendo presentados con sus retratos, pero también con una descripción de sus características, su carácter, lo que le deparó la vida, junto a un comentario de “la obra”, al modo de los catálogos de las exposiciones. Es allí donde el lenguaje de la crítica de arte, las convenciones y lugares comunes de esa “alta cultura” museológica –sobre las que Istvansch se revela como todo un experto– derrapan hacia el disparate, forzadas con picante ironía. A esto contribuyen también agregados como “La mano de Puatucha”, las descripciones de “Las tareas de restauración y recuperación” o de las “Instituciones organizadoras”. Se lee, por ejemplo, sobre el Museo del Sinalefo Exultante: “Es uno de los museos más característicos de Latinoamérica. La importancia de sus colecciones lo confirma, así como el majestuoso carácter del propio edificio, construido en adobe y paja por el primero de los cerditos. El museo tiene una importante colección de diferentes escuelas americanas y europeas, que lo visitan cotidianamente guiados por sus señoritas. Posee además una Cámara del Tesoro y un Gabinete de Monedas, ambos vacíos después de la última crisis”. Puede temerse que a Istvansch le prohíban la entrada a varios museos y galerías de arte después de la divulgación de esta obra. Puede ocurrir también que el increíble trabajo plástico de cada uno de sus collages “sobrinales” aplaque la ira de curadores y museólogos. Tal vez algún día le levanten la veda.
Ver más libros