Mostrando los 13 resultados

MADREHIJA

$8,000.00
¿Son tres? ¿Son dos? ¿Es una sola mujer y a la vez muchas? ¿Dónde están? La voz de Madrehija atraviesa sus propios espejos. O atraviesa el tiempo. O se atraviesa a sí misma, llevándose a uno y otro lado de un vínculo. Imagen y palabra, humana y animal, hija y madre. Mirar y ser mirada. Las fusiones se trenzan y tejen un cuenco. En ese cuenco la complejidad encuentra espacio para desperezarse. Porque decir amor puede ser también decir herida, miedo, paciencia, risa, distancia, decir nudo, enojo, silencio, suavidad, ovillo. No es posible entrar en estas páginas, viajar a la tierra lejana y cercana de este libro, y salir iguales que antes. Es bueno que lo sepan quienes se aventuren. Daniela Goldín

PERRO Y GARZA

$6,000.00
Perro y garza se encuentran a orillas del rio. Una mañana, una tarde, una noche. Conversan y huelen: el viento, las ramas, la tierra. Pasean y tocan: la luz, el recuerdo, el origen. Perro y garza se encuentran en el cruce entre acá y allá, entre entonces y ahora. Juntos graznan y ladran. Construyen primero y recorren después el territorio sensorial del sueño

QUERIDO JOVEN MARAVILLA

$6,000.00
Baticueva. Ustedes ni se imaginan cuánto anhelaba que llegara el día del taller, esas horas sustraídas del mundo y entregadas como ramas al fogón de la poesía. Bossi era a un tiempo Batman, pero también Robin de otrxs poetas (de Orozco, Gelman, Bellessi, nada menos) y hasta incluso un poco Alfred, de tan bien que nos recibía. Su baticueva tuvo varias locaciones (desde un colegio de mediados del siglo XIX hasta su pequeño cuarto, en Caseros), pero siempre la misma intimidad, la calidez que emanaba del entusiasmo por la palabra poética que él mismo propiciaba. Batiseñal. Entonces, una vez por semana, en lo alto del cielo de esta ciudad gótica, podíamos ver impreso sobre la neblina su signo lumínico, la inequívoca batiseñal. Porque era exactamente al revés, y como les digo: él nos convocaba a nosotrxs, y todavía ahora nos convoca desde estas páginas y sus talleres, a cada unx en relación con su propia voz. Leímos de todo. Yo leí por primera vez a Carver, a Pavese, a Cavalli, a Estela Figueroa, a Ponge, a Gruss; la lista sigue, la felicidad también. Su convocatoria es disruptiva, una llamada a ser otrxs, a mentir para decir la verdad, a ser expulsados de la República de tanto decir una cosa por otra, de tanto buscar transmutar el oro como quería Jorge Leonidas Escudero; para que entonces sea posible el milagro, y que Roberto Sánchez sea Sandro, Bossi sea Batman, yo sea otrx y la tan mentada falta, por fin una canción. Batiadagias. Cuando era chico me regalaron una historieta que todavía conservo. Era de Spider-man, ese neurótico y torpe aspirante a escritor y a superhéroe, que todavía sueño con ser. Ahora que se publican estas batiadagias y que parte de su sabiduría y su misterio se conservan en letra impresa, voy a guardar este libro en el mismo cofre que aquel cómic, que es una manera de decirles que ya forma parte de mi educación sentimental, que es uno de mis tesoros más preciados; una parte indisoluble del sentido arácnido, de mis oídos, de mi mirada, de mi corazón. Patricio Foglia

SOL EN EL ALA

$6,000.00
La entrañable poeta uruguaya Circe Maia ve, escucha y traduce para nosotros la expresión misma del mundo y de la naturaleza. Un libro que se suma a nuestra colección originaria, Pequeños y grandes lectores de poesía, exquisita y tiernamente ilustrado por Martina Fraguela.

SOÑÉ QUE LEÍA ESTE LIBRO

$7,200.00
Por algún extraño mecanismo, cuando recibí concentrados en un paf los poemas que forman "Soñé que leía este libro" pensé en cuánta falta me hacía recuperar aquel viejo mundo de lecturas y encuentros con poemas y cervezas o mates y medialunas, en los que todos y todas tratábamos de dar a las cosas que escribimos una segunda vida. Luego recordé a Nico Dominguez Bedini declamando a los gritos y generando ese caos tan sanador y hermoso que le es siempre propio, y después lo imaginé leyendo "El Modisto de Tortugas", "EL único camino es hacia arriba", "Desde el pantano" "A natureza eu vi chegar", y les juro que por un instante me sentí mejor, e incluso llegué a reírme para mis adentros, como cuando en las lecturas lo veía aparecer con un carrito de la compra lleno de libros y fotocopias, chocándose con todo el mundo, chocándose sobre todo con la gente más contracturada y menos fervorosa, los que hacen de la poesía una pose, un cálculo, y no una explosión de placer. Y así me fue corriendo la tarde mientras pasaba las páginas de ese pdf (que, por fortuna, ahora, que las cosas es ya un libro de papel y tinta), deseando, como deseo vuelvan alguna vez a su cauce. "Soñé que leía este libro" es un objeto por el que se debe felicitar (con un abrazo fuerte, nada de chocarse los nudillos) a Dominguez Bedini y a Gastón Caba, su copartícipe de trazos y colores en esta impagable huida hacia adelante. Porque, créanme, hace falta un grado de fervorosidad cercano a la enajenación para encarar un libro tan exento de auto importancia, un poemario que, como sucede con las fantasías de Gianni Rodari o con los relatos de pícaros de Ole Lund Kirkegaard, leva oculto en su interior un pequeño mecanismo de felicidad que no sabemos realmente cuánto necesitamos hasta sentimos en nuestras manos. Fran Gayo

UNA MARCA DE NACIMIENTO. POESÍA Y FILIACIÓN – ANTOLOGÍA

$6,000.00
A partir de la idea de lo que se continúa en toda familia, Una marca de nacimiento reúne las voces de poetas argentinos de distintas épocas con el fin de rastrear esas huellas muchas veces invisibles que determinan un punto de partida. Compilada por Patricio Foglia y Gustavo Yuste, se puede encontrar en este libro versos que abren la puerta a vínculos intergeneracionales en toda su complejidad y riqueza

VEINTE SILLAS

$6,000.00
Entre sentar y sentir hay una silla. Las sillas florecen cuando la atención se hace amiga de la sorpresa. Veinte sillas sorprendidas por el diálogo entre el decir poético de Florencia Fragasso y los dibujos de Julieta Dolinsky juegan a ser ellas mismas y otra cosa. (...) Veinte sillas multiplicadas por todas las lecturas posibles es una invitación luminosa a inventar nuevas sillas, a mirar las cercanas o lejanas con ojos nuevos, florecidos por la poesía. Cecilia Bajour

COSAS DE PAJARITO

$6,000.00
Una manera de jugar con las palabras, con las ideas y con la realidad. Jugar, es decir movimiento, disfrute, apuesta, descubrimiento. Una manera de ir descubriendo el mundo. Las cosas del mundo de todos los días se viven como pequeños milagros. O, mejor, se descubre que son, cuando se las mira como las miran estos poemas, milagros. Una invitación a poner en marcha la prodigiosa capacidad de fantasía de los chicos, incluido el chico que todos somos a cualquier edad, si nos animamos a serlo. Como pelusa flotando en el aire, las palabras van despacito bajando, con esa levedad, con esa gracia, para tocar el alma. Y lo que las anima, lo que, cuando llegan a nosotros, nos gana, se llama ternura. No hay distancia alguna entre Mauricio Rosencof, el que para su hija escribió Cosas de pajarito, y el dirigente tupamaro, el que supo sobrellevar en el aislamiento del presidio doce años como rehén. Es la vida, eso que llamamos “la vida”, siempre, lo que empuja, ese amor a lo que ahí está y palpita, eso a lo que hay que cuidar y alimentar en cuerpo y alma, como quien vuelve a fundar a cada rato el mundo. Daniel Freidemberg

A UNA VACA

$6,000.00
"Me dijeron que Salvador había escrito un poema para una vaca. No un poema sobre una vaca (eso es mucho más común) ni un poema para un toro ni un poema para los animales en general ni un poema para las personas que aman a las vacas, no, no, no, nada de eso: Salvador quiso una vaca lectora o muchas vacas lectoras y yo, por más que no soy vaca ni toro ni novillo, me puse a rumiar: ¿cómo suena un poemapara una vaca?, y sobre todo, ¿un poema vacuno excluye a los que somos otra cosa en este mundo? Metí mis cuernos de lector en el poema, lleno de curiosidad, y encontré algo tan asombroso que... no puedo contarlo acá. Tendrán que hacer como yo; tendrán que leer el poema porque, lo siento, no les diré ni mu". Eduardo Berti

APAGAR LA LUZ

$6,000.00
Este libro fue ganador del Premio de Proyectos Editoriales del Fondo Nacional de las Artes en 2019 y propone un diálogo atento entre poesía e ilustración para dar cuenta de la relación con el espacio y las cosas que nos rodean durante el proceso de un duelo. Dice Clara Muschietti en la contratapa: Apagar la luz comienza con una suerte de confesión: "Me preocupa el tema del amor". Es imposible no escuchar esa voz íntima que trata de desenredar un nudo. A lo largo del libro esta voz se despliega con un encanto único. Por momentos es como si una amiga te hablara, o mejor dicho, como si dos amigas te contaran sus secretos. Daniela Goldin y Eva Mastrogiulio se unieron y crearon este libro hipnótico en donde se potencian sus mundos. Apagar la luz termina con otra confesión, pero mejor no la cuento, así no rompo el hechizo

LA FIDELIDAD DE LOS GATOS

$6,000.00
La relación con una mascota puede ser poderosa y construirse desde la profundidad de pequeños momentos de compañía y cariño. Captarlos es una tarea que Gustavo Yuste realiza con precisión en La fidelidad de los gatos, poemario editado por mágicas naranjas e ilustrado por Inés Insaurralde. Un libro que articula imágenes, silencios y reflexiones potentes para recorrer una amistad con la que todas las edades pueden identificarse

MIS ANIMALES Y LOS QUE NO SON MÍOS

$6,000.00
En este brillante primer libro, Denise Fernández crea un país con animales que son palabras que son el objeto de su amor. En su lengua, “animales” es un significante amplio: ángeles, dragones de tres cabezas, cálamos, bocas en las manos de los poetas. Estamos en un territorio exquisito, que arma su sintaxis-sentido a partir de un interrogante: ¿cuántas puertas hay detrás de la primera? Todas las puertas: de carbón encendido, de flor azul de prado, de muselina breve.

NO CABALLO ENTRE CABALLOS

$6,000.00
Podríamos decir que el estilo de Duarte es anacrónico pero eso implicaría que se ubica en alguna época en particular. Si en algún momento tenemos la ilusión de familiaridad, es eso: solo una ilusión, un hechizo que conjura el autor. Duarte inventa sus propias fórmulas, galopa a un ritmo que es solo suyo y nos deja perdidos en la polvareda, sin entender qué bicho fantástico pasó por ahí. Los caballos de estos poemas nacen, mueren y sueñan y en ese arco Duarte hila versos que hacen bailar la lengua y la mente: “ascienden hacia arriba ríos y ríos / donde mueren los caballos caballos convergen”. Una música tan definitiva que parece que siempre estuvo ahí, esperando que alguien la escribiera. En el prólogo del libro, Duarte habla de la influencia de Héctor Viel Temperley, lectura en donde dice haber descubierto que “los caballos, ante todo, son animales de la mente”. Habrá sido esa inspiración fortuita lo que lo llevó a imaginar, por ejemplo, a un caballo que sueña a su patrón: “Pues uno duerme para que usted no exista”. El libro está acompañado con ilustraciones de María Valeria Chinnici que amplifican la experiencia de lectura y la dotan de nuevas texturas.