Mostrando los 3 resultados

¡FUERA DE AQUÍ, HORRIBLE MONSTRUO VERDE!

$21,900.00
¿Qué tiene una nariz verde-azulada, afilados dientes blancos y grandes ojos amarillos? ¡Es Horrible Monstruo verde! Pasa las páginas de este libro y míralo crecer. Luego cuando estés listo para mostrarle quién manda aquí sigue pasando las páginas y hazlo desaparecer. Ed Emberley ha escrito, diseñado e ilustrado más de 80 libros para niños. 20 de los cuales continúan imprimiéndose. Vive cerca de la ciudad de Boston, en Massachussets, EUA. Con ¡Fuera de aquí, horrible monstruo verde! se hizo acreedor a la prestigiada Medalla Caldecott.

BUENAS NOCHES, PEQUEÑO MONSTRUO VERDE

$18,800.00
HORA DE IR A DORMIR, PERO CUIDADO DE QUE NO TE ASUSTE EL PEQUEÑO MONSTRUO VERDE QUE TE QUITA EL SUEÑO. ¿DE QUIÉN SON ESOS OJOS SINIESTROS? DEBEN SER LOS DEL MONSTRUO VERDE QUE NOS QUIERE MERENDAR. O TAL VEZ SÓLO SEAN PRODUCTO DE NUESTRA IMAGINACIÓN. ESTE ES UN LIBRO FABULOSO PARA QUE LOS NIÑOS APRENDAN A AFRONTAR SUS MIEDOS. ED EMBERLY NOS IMPRESIONA CON SU NUEVO LIBRO DE CABECERA PARA TODOS AQUELLOS NIÑOS CON MIEDO A LA OSCURIDAD. ¡BUENAS NOCHES, PEQUEÑO MONSTRUO VERDE! CONSISTE EN MÁS DE TREINTA PÁGINAS CON SUAJES Y MÚLTIPLES COLORES, LOS CUALES VAN FORMANDO EN CONJUNTO LA CARA DE UN TIERNO MONSTRUO VERDE CONFORME EL LECTOR LE DA VUELTA A LAS PÁGINAS. AL MOSTRAR LA PEQUEÑA CRIATURA, LOS NIÑOS COMIENZAN A PERDER EL MIEDO A LO FANTÁSTICO. DESPUÉS DE COMPLETAR LA CARA, ÉSTA VUELVE A PERDER LOS COLORES Y LAS FORMAS QUE LA CONFORMABAN, TERMINANDO EL LIBRO EN UN FONDO ESTRELLADO. ESTO PERMITE AL MENOR ENTENDER QUE TALES CRIATURAS NO EXISTEN. ACEPTA A SEMEJANTES MONSTRUOS POR LO QUE SON, PRODUCTO DE SU IMAGINACIÓN.

MONSTRUO TRISTE, MONSTRUO FELIZ

$21,900.00
UNA MANERA DIVERTIDA DE EXPLORAR EL ESTADO DE ÁNIMO DE LOS PEQUEÑOS FELICES, TRISTES, ENOJADOS... ¡TAMBIÉN LOS MONSTRUOS TIENEN MUCHOS SENTIMIENTOS! EN ESTE INNOVADOR LIBRO DESPLEGABLE, EL PEQUEÑO LECTOR ENCONTRARÁ UNA COLECCIÓN DE INGENIOSAS MÁSCARAS QUE REPRESENTAN LOS DIFERENTES HUMORES Y SENTIMIENTOS QUE EXPERIMENTAN TODOS LOS MONSTRUOS (¡Y, POR SUPUESTO, TAMBIÉN LOS NIÑOS!).